Córdoba: CONVERTIR CADA LUCHA EN UNA BATALLA DE CLASE

Paro-UTA-38--1024x576Imagen: La tinta

La bronca, la asamblea y la huelga

Durante 8 días, las y los choferes de Córdoba llevaron adelante una huelga “salvaje”, es decir una huelga sin -y contra- la dirección de la UTA. El reclamo era salarial, por un lado, y contra la intervención de la UTA nacional en esa seccional, por el otro.

Este contingente de hombres y mujeres de la clase obrera paralizó el transporte público de pasajeros de la Ciudad de Córdoba con una disciplina y una organización muy fuerte. Es claro que allí donde se lleva adelante un trabajo de organización por la base, donde se conquistan representaciones genuinas de la clase y, por sobre todo, donde se construye relación de fuerzas sobre la base de la organización en asamblea, se puede avanzar en la conciencia de la clase sobre la necesidad de pelear por los derechos y llevar adelante la lucha.

El conflicto de sector adquiere características de enfrentamiento de clase

A poco de andar la huelga, por un reclamo salarial, el conjunto de la clase burguesa se puso en movimiento para atacar, enfrentar y derrotar al movimiento huelguistico. En forma similar lo hizo en el conflicto de AGR Clarin y en la huelga docente, por eso, decimos que hoy la burguesía desarrolla una política de transformar cada batalla sectorial en una batalla de clase, actuando de conjunto con todo su aparato represivo e ideológico.

El eje de la burguesía es derrotar los movimientos autónomos de la clase trabajadora para imponer la disciplina patronal y sindical burocrática. La perspectiva de los patrones, banqueros y terratenientes es imponer una nueva reforma laboral que profundice la precarización laboral, la flexibilización, la quita de derechos y los salarios de hambre. Es por este motivo que buscan derrotar a todas las expresiones del movimiento obrero que no se encuadran en la disciplina sindical de la burocracia peronista.

Un conflicto testigo, ¿que política desarrollar?

En este marco, la perspectiva de que los conflictos se vuelven testigos de un sistema de explotación se hace evidente. Cuando, de conjunto, el Estado en todos sus niveles, las patronales, los medios de comunicación y la justicia, interviene para derrotar una huelga o una toma de fábrica, es la propia clase dominante la que muestra su accionar concreto.

En este sentido, el conflicto se vuelve testigo y se muestra la necesidad de enfrentar a la clase dominante con el conjunto de la fuerza de la clase trabajadora. Sector por sector, nos van a seguir derrotando.

Con el mayor de los respetos a la heroica huelga de las colectiveras y colectiveros, señalamos que la huelga terminó derrotada. Es una derrota que puede no ser definitiva, y las enseñanzas que quedan son enormes.

La necesidad de recuperar los sindicatos con independencia de clase, la metodología de organización mediante asambleas y cuerpos de delegados activos que respondan a las bases y no a la burocracia, la huelga como único camino para enfrentar y dañar a la patronal, junto a las acciones de piquetes, bloqueos y ocupaciones.

El asunto es que la clase dominante nos enfrenta como totalidad y nosotros seguimos respondiendo como sector, atomizado del resto de la clase. Hoy debemos lograr que los conflictos testigos no terminen derrotados, llevando el enfrentamiento hasta los niveles mas altos posibles, pero sabiendo frenar para reorganizar la fuerza de cara al siguiente movimiento. No todas las batallas deben ser a matar o morir.

La maniobra del Estado y la burocracia sindical peronista

El triunfo, el día lunes, de la maniobra de la Municipalidad y la Gobernación lograron romper la huelga. Lamentablemente, no se pudo lograr enfrentar este nuevo intento con la lucha organizada. Y el día martes se levantó la huelga.

Los despidos en el sector plantean un eje de lucha, pero ya desde fuera del movimiento y el enfrentamiento con la burocracia sindical ahora tomará nuevos ribetes con las amenazas de desafueros.

Todos los sectores patronales buscan mostrar que la clase no puede enfrentar la realidad. Pero eso no debe desmoralizarnos. Al contrario, debemos aprender de estas lecciones.

Que el conjunto del aparato de la burguesía se ponga en movimiento ante estos conflictos nos muestra que una de sus mediaciones, la burocracia sindical, no están cumpliendo su objetivo.

Nos muestra también la enorme reserva de lucha de la clase trabajadora que no acepta el plan de ajuste y la pérdida de derechos. Pero también nos enseña que debemos lograr plasmar diferentes tácticas,que no siempre son seguir la lucha para adelante. Ya Lenin lo advertía en el título de uno de sus escritos: “Un paso atrás, dos adelante”.

La clase trabajadora y sus direcciones

En este marco, se desnuda otro fenómeno de la realidad del cual debemos sacar las más certeras conclusiones. Si la clase dominante nos ataca con todos sus recursos, unida tras un programa de reformas anti obrero, ¿cómo debemos defendernos?

Es claro que a semejante ataque debemos responder con la fuerza general de la clase trabajadora. En el conflicto de colectivos de Córdoba estaba planteada la huelga general en toda la provincia. La CGT y la CTA cordobesas deberían haber llamado a medidas de huelga de solidaridad. Pero no lo hicieron. Dejaron que la burguesía ataque a las colectiveras y colectiveros, sin ayudarlos a defenderse.

Y la solidaridad de clase debe ser activa. No alcanza con hacer discursos altisonantes en un palco: se deben llevar adelante medidas de fuerzas que dañen a otras patronales. Sin eso, es muy difícil ganar estos conflictos, que son, como decíamos mas arriba, batallas de clase.

La conclusión central, entonces, es que las direcciones peronistas dicen que enfrentan el ajuste, pero dejan que los ataques de las patronales pasen sector por sector, sin unificar las medidas de fuerza. La burocracia sindical peronista se vuelve de esta manera co-ejecutora del ajuste junto a las patronales.

Por nuestra parte, debemos desarrollar un frente único obrero que logre llevar adelante la solidaridad activa, con medidas de fuerza ante cada ataque concreto de las patronales. Cada lucha de cada sector la debemos convertir en una lucha de toda la clase obrera.

PRC-16/06/2017

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s