Unidad y lucha contra el ajuste Coordinemos las luchas con la más amplia unidad de la clase obrera

En el activismo obrero está planteado un fuerte debate propio de la situación que estamos atravesando. Existe un profundo acuerdo sobre las características del nuevo gobierno y la virulencia del ajuste que se viene sobre nuestra clase para recomponer las ganancias patronales.

Somos los trabajadores los que vamos a padecer las políticas de este nuevo período, en el que parte del peronismo ya acordó con Macri su unidad para aplicar el ajuste y el kirchnerismo más puro se prepara para postularse como “oposición”.

Este último dato nos genera un debate sobre las tácticas que nos debemos dar para construir un frente único de la clase obrera que pueda enfrentar las políticas patronales del gobierno de Macri, y no un frente popular contra la derecha, tal cual nos plantean sectores del kirchnerismo, y el progresismo en general.

En  el encuentro obrero de zona norte realizado el 12/12 en MadyGraf bajo control de sus trabajadores se debatió sobre las tareas de los espacios de coordinación sindical y las tareas de reagrupamiento político de la vanguardia con una perspectiva revolucionaria.

Desde el Partido por la Revolución y el Comunismo – PRC, consideramos que ambas tareas son necesarias, pero delimitamos los ámbitos de cada una de ellas.

Entendemos que la perspectiva de unificación del activismo obrero y la unidad de las luchas es una tarea que debemos desarrollar sin condicionamientos, incluyendo a todas las expresiones que enfrentan el ajuste, sobre todo aquellos emblemáticos casos del último año como el de los aceiteros, que han roto el techo salarial que pretendían imponerles esas poderosas patronales junto al gobierno, en una lucha que revalorizó la huelga general y los piquetes, o la de los choferes de 60, que pusieron sobre el tapete los subsidios a los gigantes monopólicos del transporte desde la línea que traslada al caudal más grueso de trabajadores de zona norte, o la de los obreros de Cresta Roja, con su heroica, prolongada y masiva lucha aún en curso en defensa de los puestos de trabajo de 5.000 familias.

Esto, para nosotros, no significa que debemos claudicar ante el “sindicalismo” o que debemos adoptar el supuesto “apoliticismo” de los sindicatos dirigidos por el peronismo. Creemos que los organismos de masas deben ser representativos de los sectores, impulsando la lucha y la coordinación, los métodos combativos y la discusión ideológica. Pero esto no implica que esos organismos sean la colateral de tal o cual partido. Queremos organismos de masas que respondan a los trabajadores y trabajadoras y que impulsen la resolución de las contradicciones de la clase en un sentido clasista.

Por otro lado, las tareas de la unidad de los revolucionarios las impulsamos desde el partido. Es por eso que le señalamos a los compañeros del FIT que construir el partido de la clase a partir de un debate programático de todos los destacamentos revolucionarios de la izquierda podría ser llamado, pero esa no sería una tarea para convocar a las masas obreras sino para convocar a los sectores de izquierda. Sin “miedos” o “proscripciones”, consideramos que debemos desarrollar las diferentes instancias al máximo de su potencial.

Hoy un reagrupamiento sindical combativo es de vital importancia, teniendo en cuenta que los militantes de la fuerzas revolucionarias nos hemos desarrollado en el movimiento obrero y hemos influido en varias luchas importantes durante el periodo kirchnerista, señalando la farsa del gobierno. Pero también ha habido luchas e incluso Comisiones Internas recuperadas por sectores anti burocráticos  que no pertenecen a la izquierda y otros que ni se reivindican clasistas.

Por eso, imponer que la izquierda como “sujeto” debe tener voz en los encuentros obreros es falsear la discusión. Sin vetar a nadie, la pregunta es si los legisladores o dirigentes de partidos de izquierda tienen que intervenir por los votos que han sacado. Es un error pretender subordinar la coordinación sindical a la identificación con la izquierda. Bien podemos influir en esos ámbitos llevando debates programáticos y manteniendo la construcción de referencias netamente políticas en simultáneo.

No debemos en esta etapa inmolar construcciones obreras tras armados sectarios o electorales. Al contrario, debemos profundizar nuestro arraigo en la clase impulsando la lucha y la coordinación en el camino de poder amplificar nuestro programa de clase hacia sectores de masas que estarán dispuestos a luchar y, en ese camino, nos puedan ver como una referencia de lucha consecuente.

No es hora de mezquindades. Pongamos las tareas del movimiento obrero en el centro de nuestras preocupaciones que un próximo auge de masas nos retribuirá en oportunidades para todo lo demás.

¡Unidad y lucha frente al ajuste!

PRC – 15/12/2015


One thought on “Unidad y lucha contra el ajuste Coordinemos las luchas con la más amplia unidad de la clase obrera

  1. estoy totalmente de acuerdo, pues los sindicatos son de todos los trabajadores piensen como piensen y el sectarismo que traen a veces algunos compañeros de la izquerda de querer partidizarlo conduce a la division.
    el sindicato es de todos y los compañeros trabajadores son obreros pero no sonzos, saben razonar y son capaqces de elegir las mejopres propuestas que conduzcan al exito, por lo tanto lasw consignas mejores no hay que imponerlas, hay que explicar la propuesta detenidamente sin tener que partidizarla, ese sera el exito de su partio o grupo, que la masa de obreros la haga suya

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s