La CGT mantiene la tregua disfrazada de plan de lucha

cgt_gobi

La situación de la clase trabajadora se agrava materialmente. Las patronales están largadas a un proceso de cierres truchos, vaciamientos y despidos. Aquí se combina la política del gobierno nacional, que con su plan de ajuste profundiza la recesión forzando cierres de sectores económicos no competitivos, con la intención de flexibilizar la mano de obra para relanzar sus tasas de ganancias.
A los más de 400.000 despidos del año 2016, se suman los cierres de fábricas durante enero de 2017, la intención de poner techos de 18% en las paritarias, los planes de suspensiones, la modificación de la ley de ART, la presión sobre los ritmos de trabajo y la campaña sobre el “ausentismo” obrero.
Sin embargo, la paritaria de aeronáuticos de alrededor del 44% de bolsillo recomponiendo antigüedad, marca que cuando las bases presionan y golpean económicamente a sus patrones, se puede lograr mucho más. Durante más de diez años la burguesía la levantó en pala, hoy los sectores burgueses lloran pidiendo más recursos al Estado. Ellos y todos los burgueses aprovechan para aumentar la competitividad a costa de nuestro sudor. Por eso debemos estar atentos a no llevar nuestra lucha detrás de tal o cual patronal. Debemos luchar con independencia de clase.

La CGT se retira del diálogo… y no mucho más

Después de un año de tregua durante 2016, después de dejar que los laburantes hayamos perdido en promedio un 10% del poder adquisitivo, después de haber dejado pasar el tarifazo, después de haber dejado pasar cientos de miles de despidos, todo esto sin ni una medida de fuerza, ahora dicen que no confían en el gobierno, ahora anuncian un “plan de lucha”, con una movilización recién el 7 de marzo y un paro sin fecha, otra vez. El paro para fines de marzo es de medio día, ni siquiera una jornada de 24hs. En el pliego de reivindicaciones levantan la defensa de la producción nacional. Es decir, haber seguido la política del vaticano durante un año sólo sirvió para comprobar lo que ya sabíamos, que las patronales hacen lo que quieren si no le oponemos una relación de fuerzas real en la calle y que afecte sus intereses económicos.
Reiteramos, no podemos ir tras las banderas del empresariado. Incluso los PyMEs que hoy lloran lágrimas de cocodrilo, son los que tienen a sus empleados en negro, con contratos basura y que no dudan en presionar a los laburantes para obtener más ganancias. Es por eso que debemos levantar un programa propio, que se proponga ser una alternativa real al ir y venir de modelos económicos que benefician a este o aquel sector patronal.

La presión debe venir de abajo

De cara a las dos acciones propuestas por la CGT, el conjunto de los trabajadores debemos pronunciarnos en asambleas, reuniones, cuerpos de delegados, por la extensión del paro a una jornada de 24hs en cada uno de nuestros lugares de trabajo, por la realización de piquetes desde temprano para impedir el funcionamiento de las grandes fábricas y parques industriales.
Para impulsar este debate llamamos al conjunto de las organizaciones clasistas a poner en pie comités de agitación comunes por zonas, donde referentes de diferentes gremios llevemos esta propuesta a las puertas de fábricas y lugares de trabajo.
En relación a la movilización para el 7 de marzo, debemos llevar la propuesta de que se hagan concentraciones previas que dificulten el ingreso a las grandes fábricas, para luego concentrar todos. El clasismo debe jugar aquí un rol central. Debemos armar una columna que muestre el polo clasista en la calle, pero esa columna no debe practicar una política sectaria y autorreferencial. Debemos poder ser parte de la movilización con nuestras consignas y planteando la necesidad de endurecer las medidas de lucha.
Con este pliego debemos ir a las puertas de fábricas. El estado de ánimo de los trabajadores es de bronca y desazón. Tenemos que ayudar a que se transforme en deliberación y organización.

AGR-Clarín, Canale, Bangho, Pampero NO PUEDEN ESPERAR

Finalmente, es necesario señalar que los conflictos en curso no pueden esperar hasta marzo, necesitan medidas urgentes por parte de sus gremios y de la propia CGT. Sacarse una foto con el apoyo a los obreros gráficos de AGR y patear las medidas por más de un mes, es realmente criminal.
Los trabajadores necesitamos medidas de fuerza hoy mismo, porque las patronales avanzan y no esperan.

¡Por un plan de lucha nacional que unifique todas las luchas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s