Cambiemos: recesión, desempleo e inflación… y luchas

Con crudeza, el gobierno nacional, junto a los provinciales, continúa con una política de ajuste y represión sobre el conjunto de la clase trabajadora.

macri empresarios

La economía, para atrás

El gobierno anunció, a través de su ministro de Interior Rogelio Frigerio, que Argentina inició una “senda de crecimiento, creación de empleo y reducción de la inflación.”

Sin embargo, el INDEC ha publicado que la actividad económica volvió a caer. Un 2,2% en febrero en relación al mismo mes del año pasado.

Por su parte, la inflación oficial acumulada durante el primer trimestre es ya del 6,3%. A este ritmo, la pauta gubernamental del 17% de inflación será ampliamente superada.

Entre tanto, en lo que va del año, hubo casi 10.000 despidos y 3.000 suspensiones, considerando solamente a los trabajadores registrados.

Ajuste y represión para la inversión

En este escenario, Macri recorre el mundo en busca de negocios y almuerza con Donald Trump.

En EEUU, el presidente argentino mostró ante el empresariado su política en Vaca Muerta, para, como dicen, seducir a los capitalistas y atraer inversiones. La fórmula es sencilla: bajos salarios, precarización laboral y múltiples beneficios para los explotadores.

Este es el cuadro de ajuste sobre la clase trabajadora. Una política claramente antiobrera y proempresarial que se expresa en todas y cada una de las medidas oficiales.

A la política antipopular del gobierno debemos sumar la faceta represiva, que intenta mostrar a los inversionistas un país con la clase trabajadora disciplinada.

Las más evidente, la represión desplegada contra los piquetes obreros en el marco de la huelga general del 6 de abril y la descargada sobre las y los trabajadores de Santa cruz que no cobran desde febrero… represiones de distinto signo política, pero con el mismo contenido de clase.

El protagonismo de nuestra clase en las luchas

Las resistencias a estas políticas ponen a nuestra clase en un rol protagónico, dejando en evidencia que la lucha es de clase contra clase y no entre kirchneristas y macristas.

Los trabajadores llegamos al 1 de mayo habiendo dado importantísimas luchas contra el gobierno y las patronales en lo que va del año.

Desde la ocupación del Ministerio de Educación por parte de sus trabajadoras y trabajadores, hasta la huelga nacional docente, pasando por la ocupación de AGR-Clarín, la concentración en el marco del paro internacional de mujeres, las masivas movilizaciones convocadas por la CGT y la CTA, y el paro activo del último 6 de abril.

Unificar las luchas contra el ajuste

Ante la avanzada generalizada del gobierno, la clase trabajadora debe dar una lucha unificada.

En este sentido, está planteada la necesidad de construir un frente único de nuestra clase, sobre la base delos sindicatos, seccionales, cuerpos de delegados y comisiones internas recuperadas y el conjunto del clasismo para coordinar y desarrollar las luchas actuales y preparar las próximas batallas contra el ajuste de patrones y gobiernos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s