Segundo artículo: A 100 años de la muerte del revolucionario Iákov Mijáilovich Sverdlov

El presente artículo recorre y relata la vida del gran dirigente revolucionario ruso Sverdlov durante el decenio 1906-1916, a 100 años de su fallecimiento. La cárcel y las deportaciones como consecuencia de su actividad militante, su rol en el Comité Central del Partido Bolchevique y en el periódico Pravda, sus desavenencias con Stalin, entre otros temas. La infatigable vocación revolucionaria de Sverdlov, aun en las peores circunstancias humanas, de organizar a la clase obrera para la revolución socialista es un ejemplo a seguir.

 

La cárcel

            “Sabía que era un combatiente infatigable en pro del socialismo, del bolchevismo, sabía que dos por tres se le enviaba a la prisión o el destierro, de donde siempre se fugaba. De inmediato, no importaba adónde pudiera llevarlo el destino, comenzaba a organizar comités o células bolcheviques. Sverdlov era en esos días el militante bolchevique clandestino arquetípico.”[1]

Sverdlov fue detenido y llevado a la cárcel el 10 de julio de 1906, junto a otrxs bolcheviques, acusado de querer instaurar el orden socialista en Rusia.

Pero esta vez la cárcel no iba a ser como las anteriores. La policía sabía que Iákov ocupaba un lugar destacado en la estructura partidaria de los Urales; no sabía sin embargo que era su principal organizador. Aun así, pasó 18 meses preso antes de ser condenado, en diciembre de 1907, a 2 años más de prisión.

Pasó por las cárceles de varias ciudades de los Urales hasta llegar a Ekaterinburg, donde terminará de cumplir la condena. Es de remarcar que las condiciones de las prisiones eran sumamente duras para lxs presxs, al asilamiento se le sumaba el frío y las condiciones casi inhabitables de las celdas.

Durante todo aquel periodo fomentó el estudio del marxismo entre lxs prisionerxs políticxs, organizó a lxs militantes del partido presxs en aquellas cárceles y logró, a pesar de las enormes dificultades, ingeniárselas para mantener el contacto con lxs militantes del partido que se encontraban en libertad, enviando folletos, o resoluciones de las discusiones de lxs presidiarixs.

Fue liberado en septiembre de 1909. Los golpes de la reacción habían hecho mella en el partido bolchevique, desorganizándolo nuevamente, encarcelando a lxs cuadros más importantes y desbaratando los periódicos locales. A eso se sumaba un cuadro general de reflujo en la lucha obrera como producto de la derrota de 1905.

Por pedido del Comité Central del partido fue enviado a Moscú, ciudad donde, si bien se encontraba concentrado lo mejor de la vanguardia obrera, el desarrollo del partido era escaso y se encontraba totalmente desarticulado. Y rápidamente se encargó de restablecer las regionales y volver a insertar al partido entre lxs obrerxs.

Sin embargo, Moscú era una ciudad poco segura para lxs revolucionarixs, estaba lleno de “espías”. Nuevamente, sólo tres meses después de su larga condena fue detectado por la policía secreta zarista y detenido el 13 de diciembre de 1909 durante una reunión del comité del partido de Moscú.

 

El exilio

Por orden del Ministerio del Interior, el 31 de marzo de 1910 es enviado al exilio a la ciudad de Narim, condena que debía cumplir durante tres años. Sin embargo, las enormes tareas y el cambio en la situación política del país hicieron que sólo estuviera algunos meses, dado que logró escapar y volver a Moscú.

            “Escribió el 31 de octubre de 1910 a sus amigos en Narym: ‘Se mejora cada día: nuestros enlaces se expanden, se hacen más fuertes y más estables. Y ha habido un cambio notable en la atmósfera durante las últimas semanas. Varios compañeros no han regresado y la organización está abultada, si perdonan la expresión, con los trabajadores jóvenes y las masas anteriormente controladas. Los grupos están surgiendo en las universidades e institutos para discutir temas sociales. Hay más huelgas. Todo esto muestra claramente que las cosas están mejorando, no es sólo una ilusión, sino que es absolutamente palpable’”[2].

El reflujo por el que había atravesado el movimiento obrero luego de la derrota de 1905 comenzaba a transformarse.

Ante esa situación, el partido bolchevique decidió aumentar su militancia en las fábricas. Era hora de hablarle a la clase obrera, de combinar el trabajo ilegal con el legal.

Desde el Comité Central impulsado por Lenin, en diciembre de 1910, se comenzó a publicar Zverzda (La Estrella), periódico legal bolchevique y antecesor de Pravda.

Sverdlov formó parte de la creación y organización del periódico. Durante los meses previos a que el periódico comenzara a salir, se encargó de lxs contactxs tanto en San Petersburgo como de Moscú.

El 14 de noviembre de 1910 fue nuevamente detenido por la policía en San Petersburgo. Tres meses después, en febrero de 1911, es expulsado de San Petersburgo y bajo prisión preventiva es enviado a Ekaterimburgo. Finalmente será condenando a cuatro años de exilio, nuevamente en Narim (Siberia), a partir de mayo de 1911.

En Narym, Siberia, Sverdlov se encontraba totalmente aislado de los centros políticos donde se desarrollaba la lucha de clases. Narym era una cárcel abierta, por su propia naturaleza, y no eran necesarias paredes ni rejas. Luego de estar un tiempo allí fue enviado aún más lejos y en soledad, a un asentamiento donde era el único exiliado, y donde el frío y la nieve deterioraban aún más la salud de las personas.

Sin embargo, mantenía intactas sus convicciones de revolucionario. En una carta a su compañera le decía: “Y sin embargo no estoy desconsolado. Le aseguro una vez más que no he perdido ni mi buen ánimo ni mi entusiasmo por la vida. Una contradicción, si quieres, pero es así. Intento no pensar demasiado en mi situación. Me baso en los hechos, como siempre, y si es un hecho que tengo que pasar el invierno aquí, que así sea. Y no está tan mal: sobreviviré y retendré mi buen espíritu y mi vigor. No disiparé mis energías en una batalla conmigo mismo, tengo un mejor uso para ellas”. (Septiembre de 1911, citado en la Biografía sobre Sverdlóv de Claudia Timofeevna, alias Olga Novgorodtseva)

A pesar de las enormes dificultades por el clima de la zona, de los escasos recursos y del aislamiento político, Sverdlov no sólo no se dejó quebrar por la situación, sino que, en unos pocos meses, siendo un total desconocido y sin vinculaciones políticas, logró involucrarse en la vida social de los pocos habitantes de la región. Hizo las veces de médico, de alfabetizador, y logró organizar un grupo de estudio entre lxs jóvenes de la región.

Pero su salud estaba deteriorándose notablemente, pues el frío y las malas condiciones hacían que con frecuencia no pudiera dormir por los fuertes dolores de cabeza que sentía. Aquellas condiciones eran realmente inhumanas.

Por esos días, a la delegación bolchevique que se encontraba en la región de Narym, a través de un preso de confianza, le llegó una nota de Sverdlov, pidiéndoles que detengan los planes de fuga puesto que sus problemas de salud no le permitían estar en condiciones.

Toda la delegación bolchevique tomó nota de la gravedad del asunto, y exigió al oficial de la policía local y éste a su vez al gobernador de la provincia el traslado de Sverdlov, traslado que se concretó. Así fue que regresó a Narym, donde pudo tener atención médica y los cuidados necesarios para recuperar su salud.

Unas semanas antes de su llegada a Narym, se había realizado la sexta conferencia del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR), entre el 5 y el 17 de enero de 1912, donde Sverdlov fue nominado en su ausencia, ya que se encontraba exiliado, para ser parte del Comité Central.

Durante su exilio en Siberia, compartió estadía con otrxs bolcheviques entre lxs que se encontraba Stalin, con el cual más adelante tendrá algunas diferencias.

En agosto de 1912 llevó adelante el primer intento de fuga. Se trató de una verdadera aventura. Junto a un pequeño grupo de bolcheviques, intentó cruzar el río de unos 30 kilómetros con una frágil canoa. La tormenta lxs arrastró y desvió el rumbo de la canoa. Más de 24hs lucharon contra la corriente, pero las fuertes olas rompieron la canoa. Nadaron varias horas en las aguas congeladas; estaba claro que no pensaban rendirse. Llegaron casi muertxs a la orilla del río. Allí un grupo de campesinxs lxs cobijo y lograron salvar casi milagrosamente sus vidas. Pero la policía ya estaba al tanto del intento de fuga y al día siguiente lxs encontraron para arrestarlxs nuevamente.

Muy maltrecho por las largas horas que pasó en las heladas aguas del río, su compañera y su pequeño hijo se sumaron al exilio en Narym, acompañándolo mientras corría peligro su vida.

Unos meses más tarde, en su quinto intento de fuga, finalmente logró salir airoso de la situación.

 

El revolucionario en el Comité central

En diciembre de 1912 estaba nuevamente en San Petersburgo. Aquellos años fueron de una dura lucha interna contra las diferentes tendencias dentro del movimiento revolucionario, sobre todo contra el menchevismo.

Trotsky sintetizó aquellos años así: Los años 1912-14 estuvieron marcados en Rusia por un renovado accionar en el movimiento obrero. Aparecieron las brechas en el régimen contrarrevolucionario. A principios de 1912 Lenin convocó una conferencia secreta de la organización bolchevique rusa en Praga. Los ‘liquidacionistas’ fueron declarados fuera del partido. La ruptura con los mencheviques resultó inapelable. Se eligió un nuevo Comité Central. Lenin organizó desde el exterior la publicación en San Petersburgo de un periódico legal, Pravda, que en su constante conflicto con la censura y la policía ejerció una influencia rectora en la vanguardia de la clase obrera. En julio de 1912 Lenin, junto con sus colegas más allegados, se trasladó de París a Cracovia [Polonia] para poder mantener un contacto más cercano. El movimiento revolucionario en Rusia crecía, y de este modo los bolcheviques iban ganando preponderancia. Lenin enviaba artículos bajo diferentes seudónimos casi todos los días para los periódicos bolcheviques legales, extrayendo las inevitables conclusiones en la prensa ‘ilegal’. En este momento, como también antes y después, N. K. Krupskaia era el centro organizacional del trabajo. Recibió a los camaradas de Rusia, dio instrucciones a otros en su tránsito hacia ahí, estableció conexiones ‘clandestinas’, escribió, codificó y decodificó cartas. Fue en la pequeña ciudad de Poronin en Galicia donde Lenin se enteró de la declaración de guerra. La policía austríaca sospechaba que era un espía ruso y lo arrestó, y a las dos semanas fue expulsado de Suiza”.

Lenin lideró la lucha contra los mencheviques, los defensores de la liquidación del partido ‘ilegal’ -de aquí en adelante conocidos como los ‘liquidacionistas’- y del cambio de sus métodos por otros legales dentro del marco del régimen existente; contra los ‘conciliadores’ que trataron de tomar una posición intermedia entre el bolchevismo y el menchevismo; contra los socialrevolucionarios [SR] que trataron de compensar la inercia de las masas con el terrorismo individual; y finalmente, contra aquellos bolcheviques, los llamados ‘boicoteadores’ que demandaban el retiro de los diputados socialdemócratas de la Duma en nombre de la inmediata actividad revolucionaria”.[3]

Sverdlov fue clave para la consolidación de la línea bolchevique. Como parte del Comité Central fue el responsable de dar los debates y orientar a Pravda, principalmente en discusión contra los “liquidacionistas” y, por otro lado, ayudar a la fracción parlamentaria bolchevique en la cuarta Duma contra los “boicoteadores”.

Trotsky se refiere a Sverdlov en su trabajo en Pravda, donde Stalin tenía un peso muy importante, ya que era su responsable hasta ese momento: “Entretanto, se envió a San Petersburgo a otro miembro del Comité Central, Sverdlov, el futuro primer presidente de la República de los Soviets. Aquel hecho significativo ha sido atestiguado oficialmente. ‘Con el fin de reorganizar el Consejo de redacción -afirma una nota al pie en el volumen XVI de las obras de Lenin-, el Comité Central envió a Sverdlov a San Petersburgo.’ Lenin le escribió: ‘Hoy nos enteramos del comienzo de las reformas en Pravda. Mil gracias, felicitaciones y auspicios de éxito… No puedes imaginarte lo cansados que estamos de trabajar con un cuadro de redacción enteramente hostil.’ Con estas palabras, en las que acumulaba acrimonia con un suspiro de alivio, Lenin ajustaba cuentas con el Consejo de redacción por todo el período de las dificultades, durante el cual, como se nos ha informado, ‘Stalin llevaba efectivamente el periódico’”.[4]

Prosigue Trotsky: “El 8 de febrero, estando aún Stalin en el extranjero, Lenin felicitó al Consejo de redacción de Pravda ‘por la enorme mejora que el periódico había experimentado en todos sus aspectos, según se ha podido apreciar en los últimos días’.”

            “La mejora se refería a la cuestión de principios, y se manifestaba principalmente por la intensificación de la lucha contra los liquidadores. Según Samoilov, quien ejercía entonces funciones de verdadero redactor era Sverdlov. Viviendo en estado ilegal y sin salir nunca de la morada de un diputado ‘inmune’, se ocupaba todo el día con los manuscritos del periódico. ‘Además, era un excelente camarada en los asuntos personales también.’ Así es la verdad, Samoilov no dice nada parecido de Stalin, con quien estuvo en estrecho contacto y a quien guarda gran respeto. El 10 de febrero, la policía entró en el piso ‘inmune’, detuvo a Sverdlov y no tardó en desterrarle a Siberia, sin duda a causa de la denuncia de Malinovsky. Hacia fines de febrero, Stalin, que había regresado de San Petersburgo, se instaló en el domicilio de los mismos diputados: ‘Él llevaba la batuta en la vida de nuestra fracción (de la Duma) y del periódico Pravda -relata Samoilov-, y asistía, no sólo a todas las conferencias que preparábamos en nuestro piso, sino muchas veces, arriesgándose mucho, también a las sesiones de la fracción socialdemócrata, donde sostenía nuestra línea de argumentación contra los mencheviques e intervenía en varias otras cuestiones, prestándonos gran ayuda.’”[5]

En escasos meses aunque de intensa actividad marcarán la importancia que tuvo Sverdlov para que el partido bolchevique pudiera en esos momentos afianzarse entre la vanguardia obrera y corrigiera los errores tanto en la disciplina como en la orientación del periódico Pravda.

En febrero de 1913, la policía secreta logró infiltrar a Malinovsky dentro de las filas bolcheviques. Sverdlov será delatado por éste y enviado nuevamente al exilio, ahora al norte de Siberia, en Turujansk, donde era prácticamente imposible que pueda escaparse.

 

Ultimo exilio

Durante este periodo sobresale su vínculo con Stalin, pues ambos compartieron el mismo cuarto en el exilio.

Cuenta León Trotsky en su biografía sobre Stalin: “En su primera carta desde Kureika, Sverdlov describía claramente su método de vida en compañía de Stalin. ‘Mi instalación en la nueva residencia es mucho peor. En primer lugar, ya no vivo solo en el cuarto. Somos dos. Está conmigo el georgiano Djugashvili, a quien ya conocía de antes, pues estuvimos una vez desterrados juntos en otro sitio. Es un buen muchacho, pero es demasiado individualista en materias de la vida cotidiana, en tanto que yo creo en el orden, aparente al menos. Por eso estoy nervioso a veces…’”[6]

Luego prosigue: “…Stalin cortó toda relación personal con la mayoría de los deportados, y los rehuía. No es extraño que terminaran asimismo sus relaciones con Sverdlov: en las monótonas circunstancias del destierro, hasta personas más adaptables que él no eran capaces de evitar la discordia.”

            “La atmósfera moral… -escribía discretamente Sverdlov en una de sus cartas que casualmente vio la luz-, no es muy favorable… Unas cuantas disputas (desavenencias personales), posibles sólo en una atmósfera de cárcel y destierro, a pesar de su nimiedad, han producido bastante efecto sobre mis nervios… A causa de tales ‘disputas’, Sverdlov gestionó su traslado a otra colonia. Otros bolcheviques se apresuraron a abandonar Kureika: Goloschekin y Medvedev, que ahora figuran asimismo entre los ausentes. Colérico, brusco, consumido por la ambición, Stalin no era fácil de conllevar”[7]

Destacamos los pasajes que citamos de Trotsky en relación al vínculo de Sverdlov con Stalin, porque justamente este último se encargó, al igual que lo intentó hacer con Lenin, de borrar de la historia sus divergencias con lxs dirigentes más importes del partido bolchevique.

Sverdlov durante los casi cuatro años que estuvo en el destierro siguió encargándose de la organización de lxs militantes bolcheviques, de su estudio y formación política: “Pero en influencia personal sobre sus camaradas, Sverdlov mantenía el primer puesto. ‘Animado y sociable’, extrovertido incapaz de reconcentrarse en el egocentrismo, Sverdlov siempre reunía a los demás, recogía importantes noticias y las hacía circular por las diversas colonias de deportados, y organizó una cooperativa de éstos a la vez que efectuaba observaciones sistemáticas en la estación meteorológica”[8]

Tras este último exilio, Sverdlov le tocó jugar un papel muy importante durante las revoluciones de  1917, la de febrero y la de octubre, lo cual abordaremos en la tercera y última nota que recorre la vida de este gran revolucionario bolchevique y militante de la causa de la clase obrera.

 

[1] Anatoli Lunacharski, semblanzas de revolucionarios, 1923

[2] K. T. Sverdlova, Iakov Mikhaylovich Sverdlóv (Editores del progreso 1981)

[3] León trotsky, Lenin (Enciclopedia británica, 14ª edición) La Decimocuarta edición aparentemente se imprimió por primera vez en 1929 y se reimprimió en 1932, 1936, 1937, 1938 y 1939.  Transcrita por Jim Gilbert para el Archivo de Internet de León Trotsky.

[4] Ídem

[5] Ídem

[6] León Trotsky, Stalin Biografía incompleta que se dio a conocer en 1946. Versión 2008

[7] Ídem

[8] Ídem


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s