Conflicto en Cofco: un balance parcial. Sobre la construcción sindical y el clasismo – 3º Parte.

Tras 56 Días, luego de que repentinamente la empresa de capitales Chinos Cofco (ex Nidera) decidiera el cierre de la misma, tanto la empresa como el sindicato, a través de distintos comunicados, hicieron público que se llegaba a un acuerdo, dándole punto final al conflicto. Este conflicto tiene varias partes que deben ser analizadas a la hora de sacar conclusiones para las próximas luchas.

Como continuidad de algunos debates acerca de la lucha del movimiento obrero y la intervención del clasismo (ver acá y acá), nos proponemos aquí hacer un primer balance sobre este conflicto con el fin de aportar a la reflexión acerca de cómo desarrollamos la lucha desde los sectores democráticos y combativos del movimiento obrero.

aceite

Imagen: Tiempo Argentino.

La situación nacional y los conflictos obreros

Los cierres de fábrica, los despidos y la modalidad de presentar preventivos de crisis por parte de las patronales, podríamos decir,  que es la manera efectiva de llevar adelante la “reforma laboral”. Este planteo que viene sosteniendo el empresariado hace tiempo con la intención de que la “crisis económica” recaiga sobre la clase obrera y que mantiene a salvo las ganancias empresariales.

En este contexto es que la multinacional Cofco avanza sobre los trabajadores de la planta de Lanús, incluso aún más groseramente, ya que ni siquiera presento preventivo de crisis. Es decir, todo lo que se enmarca por fuera de la “ley” la empresa utilizó para sacarse de encima a los compañeros. Esto es así porque Cofco no tiene forma de demostrar que en los últimos años tuvo algún tipo de pérdida, todo lo contrario, dentro de lo que es la industria oleaginosa en una de las que más ganancias obtuvieron. Completando el cuadro, no es un detalle menor el hecho de que la organización obrera proveniente de la ex Nidera es de los más combativos de las y los aceiteros, incluso el secretario general del SOEIA (el gremio que agrupa a lxs aceiterxs de la zona) salió de esta fábrica.

El avance de las patronales, con el aval de su principal garante, el gobierno, nos pone a lxs trabajadorxs ante la tarea de defender lo conquistado. En este caso para los trabajadores de Cofco, la defensa de los puestos de trabajo fue el eje sobre el cual se montó la lucha. Sin embargo el acuerdo alcanzado garantiza muy parcialmente la continuidad laboral del conjunto. En concreto el acuerdo entre la patronal, el gobierno nacional y el sindicato dice que alrededor de 40 trabajadores luego de aceptar el retiro voluntario (150% de indemnización) serán recontratados durante 5 meses para tareas de mantenimiento en la planta de Valentín Alsina, el resto de los trabajadores (unos 30) serán relocalizados en otras plantas de Junín y de Rosario. Hay que recordar que en el transcurso de los 56 días de acampe otrxs trabajadorxs fueron aceptando los retiros voluntarios.

Los métodos de lucha y la organización de la base

Lxs trabajadorxs aceiterxs han demostrado en los últimos años una enorme predisposición a la lucha, tanto para recuperar el gremio de manos de la burocracia sindical como para pelear y ser referencia en cada lucha paritaria, logrando romper los techos salariales impuestos desde el gobierno, no sólo con el actual gobierno de cambiemos sino también con el kirchnerismo.

A pesar de esta experiencia, a pesar de la combatividad demostrada en los anteriores procesos de lucha, hoy y haciendo un repaso por cómo se fue dando el conflicto en Cofco, resulta importante marcar cómo se cerró el conflicto, a nuestro entender sin utilizar todos los métodos propios de lucha que los llevo hasta aquí, concretamente hablamos de  las huelgas, el piquete y las asambleas como real ámbito deliberativo.

A diferencia de otrxs trabajadorxs, además de contar con distintos sindicatos regionales, lxs aceiterxs tienen la Federación nacional como organismo recuperado de la burocracia sindical para defender los derechos del conjunto de lxs obrerxs. Fue la Federación la que se ha dado la política de organizar Congresos nacionales de delegadxs para intentar fortalecer la organización obrera desde la base, siempre con la intención de estar mejor preparadxs para defender los intereses de lxs trabajadorxs del sector. Sin embargo, y a la luz de este conflicto en el que una patronal tan poderosa se da una política de ataque, se torna completamente necesario que lxs trabajadorxs sean parte activa de la toma de decisiones, es necesario que el sindicato organice a lxs compañerxs para la lucha. Eso es lo que diferencia un sindicato en manos de trabajadorxs de un sindicato de burócratas. Casi como una ecuación matemática, mientras más duro es el golpe patronal mayor debería ser la audacia para desarrollar la democracia obrera, ganar a la mayor cantidad de compañeros y compañeras, sus familias, vecinxs del barrio, así como, fundamental, otros sectores en lucha. Pero aún con todos estos aliados, es central y condición necesaria para tener chances de triunfar, el compromiso del conjunto de las y los trabajadores implicados directamente.

¿Unidad para luchar o unidad para “esperar”?

Desde el anuncio de los despidos, la dinámica de la resistencia tuvo en el centro un acampe en la puerta de la planta y la realización de distintas mesas de negociación que llevaron a innumerables conciliaciones obligatorias. Un estiramiento del conflicto sin la profundización del mismo y la negociación como principal herramienta para resolverlo, fue llevando a lxs trabajadorx de Cofco a un desgaste que dejó en el camino al grueso de la base, cosa lógica en este contexto de ajuste y carestía de la vida. No es de extrañar que, ante la indefinición, gane el conservadurismo y el miedo a quedarse con las manos vacías. Finalmente se tuvo que firmar un acuerdo muy por debajo de las necesidades de lxs trabajadorxs que era, justamente, mantener los puesto de trabajo.

Ya en luchas anteriores como en Cargil o en Bunge, han pasado los despidos sin lograr que el conjunto de lxs trabajadorxs del sector se apropien del mismo. Hoy  el cierre de Cofco tiene las mismas connotaciones, aunque aún más graves, ya que, dentro del mismo se encontraba la mayoría de los dirigentes del SOEIA. Es importante remarcar que no sólo lxs trabajadorxs aceiteros están involucradxs en este ataque patronal sino el conjunto de la clase obrera. La tradición aceitera hace que muchos sectores pongan expectativas en la resolución de los conflictos que les tocan atravesar: el ejemplo sirve a la hora de resistir nuevos embates de otras patronales. Por eso decimos que el conflicto de la ex Nidera, como el conflicto de Fate, son ataques políticos al conjunto de la clase trabajadora, porque justamente las patronales –además de “luchar” por defender sus ganancias- también golpean allí donde la clase tiene mayor predisposición a resistir. Estos embates por parte de la patronal china no tuvieron como contrapartida ningún paro de la Federación, bloqueo de puertos, toma de fábrica o alguna otra medida de mayor contundencia.

A modo de conclusión provisoria

Tan cierto como que no se pueden esperar milagros si no se cuenta con una base fortalecida, lo es que hace falta prepararla para la pelea. Y ahí creemos que las direcciones tiene un papel que jugar: el de dinamizar la lucha, el de promover las asambleas y las reuniones de activistas, buscar por todos los medios las medidas más audaces para golpear con la fuerza del conjunto obrero. Y en ese abanico de medidas y acciones, también entran en juego las alianzas político-gremiales que se tejen. En este aspecto, vemos problemática la ligazón mantenida con el frente del 21F (moyanismo), que en lo concreto, por sus acciones y por sus posicionamientos políticos, encarnan un sector opositor pero funcional a las políticas de ajuste. Agitar a ultranza que la batalla principal contra el gobierno está en las urnas encorseta las fuerzas de lucha que tiene la clase y la desvía de los métodos por medio de los cuales históricamente hemos conquistado todos nuestros derechos: el paro, la huelga general, el corte de ruta, etc. No le decimos nada nuevo a lxs compañerxs aceiterxs, que de ese modo  construyeron su fortaleza. Esta vez, creemos que equivocadamente, optaron por acompañar la política del moyanismo que “hace como” que lucha yendo a Lujan, las marchas de antorchas y demás iniciativas dándole cuerpo a la pata sindical del armado kirchnerista. Dicho de otro modo, el 21F representa la política del “vota bien” (o el “hay 2019”) pero en el plano de lo sindical, en donde toda la capacidad de movilización son llevadas hacia el cuello de botella de las urnas. Y esto no le sirve a la clase obrera. No decimos que no hay que hacer unidad de acción o aceptar el apoyo de estos sectores tan importantes, pero una cosa es la solidaridad y otra es que marquen el paso de la lucha.

La necesidad de la unidad de la clase obrera debe estar enfocada en dar la pelea contra el ajuste, contra el cierre de fábricas, contra los despidos y no tener como eje las próximas elecciones. Entendemos y compartimos la necesidad de unir a la clase, entendemos que es urgente, pero tiene que quedar claro que la necesitamos para estar en las calles y no de cara al próximo proceso electoral. El sector Moyanista, que tiene un peso importante en el movimiento obrero industrial, el sector más importante de nuestra economía, si hubiese tenido la voluntad política de convocar parar contra los cierres de fábricas, contra los despidos, seguramente semejante respaldo fortalecería la lucha que se vienen desarrollando aún aisladamente; pero sin embargo, en los hechos no es su orientación.

Nuestro reconocimiento a los compañeros y compañeras que estuvieron luchando día y noche contra el cierre de la empresa. Como clase, nos queda sacar aprendizajes de cada conflicto. En este caso, como en muchos otros, con la conclusión absolutamente necesaria de poner todos los esfuerzos en desarrollar la conciencia solidaria y de lucha de la base obrera. Ahí se encuentra la principal pulseada de la hora.

PRC, 13/03/2019.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s